lunes, 17 de agosto de 2015

Nuestro destino 6

Hola ^^!!! Como estáis ??? Yo acabando de hacer unos retoques a este capitulo para publicarlo, cosa que cuando leáis esto ya lo habré acabado XD, también estoy con mucho sueño, no duermo muy bien últimamente XD. Por ejemplo hoy se va el novio de mi hermana y en Barcelona hoy juegan a fútbol para no se que así que caravana, que ilusión no? Bueno os dejo con el capitulo (hoy es mas largo)^^, espero que os guste ^^:

Palabra nueva
*Tsubana: Tsubana es como un móvil,que incluye una agenda personal, la llave para la habitación, un mapa de toda la escuela y muchas mas cosas que iré mejorando. Normalmente son de colores distintos segun sus personalidades, por ejemplo Murasaki lo tiene morado, Nanao y Miu lo tienen azul pero de tonos distinto, Kokoro lo tiene rojo, Iku lo tiene mitad negro mitad rosa...

Espero unos minutos en la puerta, pensando en lo que le voy a decir, intentando no ser demasiado rápida y directa. Me pongo en marcha para no llegar tarde, pero más de una vez intento escapar, pero mi conciencia me dice que debo hablar con él. Al llegar empiezo a temblar de miedo, y al ver que está llegando me lo provoca aún más.
-¿Qué es lo que querías Miu?-me dice tranquilamente mirando su móvil.
-Ayer te vi con Iku, os estabais besando, y lo peor es que me mentiste diciendo de que no podía venir q verme porque tenías un ensayo con tu banda, aunque en realidad me estabas engañando.
- En verdad si tenía un ensayo, y pase a visitar a mi novia, pero me encontré con mi Iku.
-Te odio Fumio, porque me has engañado-digo entre lágrimas dándole puñetazos en el pecho- yo te di mi corazón, cómo pudiste traicionarme, es que no era lo suficientemente buena para ti.-pare de golpearle y levante la cabeza para saber que me contestara a todo esto, pero no lo veo muy atento a este asunto, por lo que decido darle una bofetada y le miro con una cara con la que se refleja mi dolor-  te odio, no quiero verte nunca más, pero dime solo una cosa, ¿alguna vez te importe?
-Lo siento.-al escuchar eso me caigo al suelo desconsolada, porque no puedo ni siquiera huir, pero el en cambio al decirme eso se fue de inmediato.
Sigo allí sentada, apunto de dejar de llorar, cuando recuerdo que debo irme antes de que alguien me vea, no quiero que nadie se entere de lo que a pasado, y aún menos mis amigos.
Me levanto, sin animo, dirigiéndome hacia la habitación para ducharme y para ponerme unas gotas para que nadie se entere de que he llorado, y aún menos la razón de ello.
Al llegar a la puerta compruebo de que Kokoro no este, o tendría un gran problema. Después de comprobarlo entro de manera sigilosa por su está durmiendo, y voy directa a la ducha, intentando quitarme todas mis penas en ella. Aunque estoy pensando en lo que presencie ayer con Murasaki, en que pensara ella sobre ese tema y en como he cortado hoy con él, aunque no me estuviera escuchando, y seguramente le estaba contando  todo a la persona con  la que me engaño, y por eso le odio, y me odio a mí misma por no prevenirlo, ¿cómo podía salir bien esta relación si él tiene veinte y yo dieciséis? Si casi nunca nos veíamos cuando tenía ensayos.
Cierro el grifo y salgo de la ducha, aun pensando con todo, cojo una toalla y me seco la cara, quedándome quita unos segundos para tranquilizarme un poco, al hacerlo, también me mentalizo un poco porque veré a mis amigos y eso me lo va a recordar todo, por lo que necesito estar preparada para cualquier situación. Empiezo a vestirme con el uniforme, aunque aún no empezamos el curso, pero es muy cómodo y no quiero registrar mis maletas, me pongo unas gotas en mis ojos rojos e hinchados y por ultimo me peino.  Ya estoy lista, solo me falta salir por la puerta e ir al comedor a almorzar.
Cruzo los pasillos que me llevan directamente al comedor para ver el mínimo de cosas posibles, por lo que llego muy rápido. Me paro en la puerta antes de entrar, cojo aire y lo suelto, para seguir andando hasta ellos pero más preparada.
-Miu, que tarde te has levantado hoy.- me dice Nanao- a que…-pero antes de acabar la frase  es interrumpida por Kokoro .
-No, en verdad ella se ha levantado a las nueve, y se ha ido a dar una vuelta, pero no me ha querido decir donde iba, creo que pensaba que estaba durmiendo.-  responde Kokoro.
-Perdón por si te desperté, creo que fui muy ruidosa.- le digo mientras busco a Murasaki.
-No, no lo hiciste.- Me dice aparentando que no ha visto a los chicos.
Aunque no los vea, sé que están llegando por mis espaldas, lo que hace que me entre miedo, ya que no quiero verlos ni jugar precisamente ahora. Noto como unas manos me obstruye mi vista, dejándolo todo negro, por lo que sospecho de tres personas, de Murasaki, Masaru y de Ryuu. Pero no llego a diferenciar de quien son las manos que me están molestando, por lo que las aparto con mis manos, y al volver a ver miro quien cometió esa broma, y la respuesta me la esperaba, era Masaru.
Tras descubrir que era el note como se acercaba a mi oreja para susurrarme
-Tenemos que hablar y es muy urgente.- me dice muy serio- pero antes escucha lo que os diré a todos.- no me dio tiempo a mirarle cuando empieza a levantarse para hablar con todos. – Chicos tengo una buena noticia para todos, esta tarde hago un concierto de piano, y tengo entradas para todos, espero que vengáis- al acabar me coge de la mano y  me da una nota.
Leo la nota para saber que quiere, y dice:
-“Ven a verme a mi camerino después de mi concierto, esta es tu entrada, los otros ya la tienen, porque Murasaki les dio las otras.”
Levanto mi cabeza para poderle ver la cara e intentar averiguar qué quiere decir con eso, pero lo hago en vano, ya que no logro saber sus intenciones. Así que me rindo, me despido y voy a la habitación para cambiarme, ya que si me ven con el uniforme en la calle no me dejaran tranquila y no llegaría muy lejos. Mientras busco mi ropa escucho que están picando a la puerta, cosa que me parece rara ya que Kokoro también tiene su tsubana, por lo que puede entrar. Me levanto y abro la puerta, es Kokoro, pero es muy raro que no abriera ella.
-Lo siento Miu, me había dejado en mi cama mi tsubana, por lo que no podía hacer nada, gracias por abrirme.- me dice con la voz un poco triste y bastante floja.
-No pasa nada, tienes suerte de que no encuentro mi ropa, porque si no ya no estaría aquí.- le digo, y vuelvo a buscar mi ropa mientras ella está buscando su tsubana. Buscando dentro de mi maleta y buscando fuera de ella, por fin encontré algo de ropa, pero no me convence mucho ponerme ese conjunto, ya que es demasiado informal para un concierto de piano, pero miro a Kokoro y veo que va vestida más informal de lo que yo voy, por lo que decido ponerme eso para no llegar tarde, y voy al lavabo a peinarme un  poco y al hacerlo veo como Kokoro se está maquillando, por lo que pienso que ella llegara tarde. Salgo del lavabo, cojo mi mini bolso con mi tsubana y me voy corriendo a la entrada donde me esperan. Al llegar veo que solo esta Masaru, por lo que me pregunto que pasa, y cuando me doy cuenta veo una llamada entrando, por lo que lo cojo.

-Miu, lo siento. Ve tirando con Masaru, que nosotros tardaremos unos diez minutos a bajar, y él no puede llegar tarde y alguien debe acompañarlo.- me dice Murasaki, sin dejarme contestar me cuelga la llamada, por lo que no tengo más remedio que acompañar a Masaru, una idea que no me ilusiona mucho, pero debo hacerlo.
Empezamos a caminar, sin mirarnos ni hablarnos, cuando de golpe me coge del brazo y me tira hacia el, por lo que yo intento escapar de sus brazos, pero de golpe me suelta, y entonces me doy cuenta de que me ha salvado la vida, ya que un coche me estuvo apunto de atropellar si no fuera por el, por lo que me aparto y le agradezco que me haya salvado. Y con eso el ambiente se volvió aun mas vergonzoso.Cuando me di cuenta ya habíamos llegado, por lo que aquí no separábamos, pero antes de eso el me coge y me abraza.
-Miu, recuerda en venir a mi camerino, y espero que estés bien, ya que es normal que te asuste porque casi te atropellan, pero intenta que eso no te moleste en mi concierto.- lo dice acariciándome la cabeza como si fuera su hija o su novia, no sabría decir cual de las dos cosas.
Dicho eso me suelta y se despide de mi con la mano. Voy hacia la entrada para poder sentarme cuando veo a Fumio e Iku cogidos de la mano entrando al mismo sitio que yo, por lo que me quedo unos segundos parada en la cola, cuando me dan un empujón en la espalda para que avance, pero eso hace que caiga al suelo. Me levanto y voy a mi asiento, recordando en lo que me ha dicho Masaru e intento concentrarme en el espectáculo que va a empezar ahora. Sube el telón y aplaudo al espectáculo que me va a mostrar. Una linda actuación de claro de luna, una de las canciones clásicas que mas bonitas me parecen, pero hoy parece aun mas dulce y romántica de la ultima vez que la toco, y eso hace que me emocione mas, de algún modo que me hace olvidar mis penas y perder la noción del tiempo, por lo que no me doy cuenta de que su obra a terminado, por lo que me levanto y voy a su camerino tal y como me lo pidió. La única pega es que no se donde están los camerinos, por lo que le llamo.
- Masaru,¿donde están los camerinos?
-Están muy cerca de tu asiento, solo tienes que ir por ese pasillo, bajar las escaleras y girar a la derecha, te esperare allí.
Sigo sus indicaciones y llego a un pasillo donde hay un montón de puertas, y miro hacia al fondo, y veo a Masaru venir hacia mi, por lo que empiezo a correr no se porque y me tiro encima de él.
-Ups, lo siento no era mi intención caer encima de ti. Pero quería abrazarte y felicitarte por este maravilloso espectáculo, me ha encantado, y la verdad es que me ha alegrado mucho.
- Miu hay una cosa de la que quiero hablar contigo, y gracias por lo del espectáculo-me dice apartándome un poco de él, pero dándome la mano para llevarme a su camerino.- vamos a un sitio privado donde nadie nos pueda escuchar.
Le sigo todo un pasillo largo, un poco sonrojada, ya que he recordado todo lo que he hecho y me ha dado mucha vergüenza. Al llegar se gira y me mira de forma muy directa.
- Se lo que paso con Fumio ayer, y también he visto lo que ha pasado hoy, y quiero que confíes en mi. Quiero que dejes de pensar en él, para que puedas vivir tu vida con tus amigos, y me gustaría que confiaras en mi en estas cosas, porque yo te puedo ayudar, igual que Murasaki, esta muy preocupada por ti. Y la obra de hoy te la he dedicado a ti, porque tu vales mucho mas de lo que te piensas y te mereces mucho mas de lo que ese te dio.- al decirme esto me pongo a llorar, por lo que el me abraza intentandome consolar. Y ahora se que puedo confiar mas en él, y que ya es hora de que los otros lo sepan, pero de golpe se escucha un ruido en la puerta.
Eran ellos, estuvieron escuchando todo el rato, pero lo mejor es que ni siquiera Masaru lo sabia, por lo que se sonrojo mucho. Y mis amigas y yo nos abrazamos, lloramos y nos consolamos unas a otras, mientras los chicos hacen sonrojar aun mas al pobre Masaru que solo intentaba consolarme, y se lo agradezco.

Espero que os haya gustado este capitulo^^, hasta mañana n.n



6 comentarios:

  1. ow voy a tener que leerme los anteriores tambien <3

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo digo xD tengo que releer los anteriores para recordar

    ResponderEliminar
  3. Qué asco de Fumio! en cambio Masaru es bien majo ^^ qué capitulo más largo no? creo que este tenia más texto que otros jeje, excelente capitulo!
    Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, a mi me pasa lo mismo, y esta vez me han salido tres paginad enteras de historia, asi que si que es el mas largo, gracias
      Saludos n.n

      Eliminar

Plantilla hecha por Kyaru de SweetLove | Créditos